“Ésto es lo que se escucha en la calle: Mi trabajo es un rollo; estoy cansado de mi jefe; con lo que gano apenas puedo vivir; detesto madrugar; estoy cansadísimo; no me siento cómodo en mi empresa… Hay millones de personas que desarrollan trabajos por los que no sienten ninguna pasión, a los que van sólo por ganar un sueldo al final de mes. Todas estas personas dejarían mañana mismo su trabajo si económicamente pudieran permitírselo.”

Así empieza el libro ‘Vivir sin Jefe’ de Sergio Fernandez. Si estás leyendo este blog probablemente estás en un momento de tu vida en que te está pasando justo lo que dice este coacher; o al menos te ha pasado en un momento de tu vida y ahora estás en nuestro barco.

Pero este barco no puede estar parado, necesita navegar gracias a unos marineros deseosos de descubrir nuevas tierras. Y cuando uno desea es porque un futuro bueno existe para él y con ganas puede conseguirlo. Cuando empezamos la aventura de NetCoaching sentimos en nosotros el deseo de dar respuesta a todos estos autónomos y pequeñas empresas a los cuales el mundo de la emprenditoría y la formación parece que les queda lejos. Todavía no son conscientes del gran bien en riquezas y felicidad que les va a aportar.

Hay estudios que afirman que la mayoría de las pequeñas empresas en España cierran antes de llegar a los 5 años.

Probablemente los autónomos siguen su sueño sin trabajar su formación empresarial; creen que aplicando lo que han aprendido hasta ahora como empleados y cuatro cosas más van a conseguir tener una empresa de éxito. Se sorprenden cuando no es así. Cuando abres una empresa gracias al hecho de pagar cada mes una alta en la seguridad social crees tener derecho a llamarte ‘empresario’.

Pero un empresario existe sólo en el momento en que tiene clientes; y los clientes son los que están detrás de una factura, los que aparecen como titulares de la factura.
Si no hay venta no hay factura, si no hay factura no ha habido cliente, si no hay cliente no hay empresario aunque se esté pagando la cuota de seguridad social cada mes.

Así que el sueño por si solo no sirve para crear una empresa; lo que sirve son las ventas y en la vida, hasta este momento, nadie nos ha explicado como llegar a la venta; porque nosotros hemos abierto nuestra empresa porque eramos buenos cocineros, buenos fontaneros, buenos informáticos, buenos mecánicos… pero hay que tener clara una cosa, a partir de ahora también tenemos que ser buenos vendedores.

Para aprender eso sólo existe la formación; no hay que tener miedo a nada; hay que seguir creyendo en nuestro sueño, hay que tirarse con todas nuestras fuerzas a por ello, ¡con inteligencia!
Es la Era del Conocimiento: ‘Quien tiene la información tiene el poder’. Te hemos dado la información más importante; ahora sólo te hace falta actuar.

Si tienes alguna dificultad, si no quieres estar solo en esta aventura, no tengas miedo de llamarnos. Haremos un trozo de camino juntos, para crecer, para disfrutar de nuestros sueños y seguir manteniendo esta fuerza que, cada día, nos permite empezar nuestro día con energía y positividad. Porque ser autónomo es la respuesta a un sueño, tu sueño. ¡No dejes que tu sueño se apague!